miércoles, 31 de julio de 2013

PENSAMIENTOS

Los pensamientos del hombre pueden asemejarse a semillas, que a pesar de lo elogiables que puedan llegar a ser si no son sembradas en la tierra fertil de la accion y las obras son finalemente semillas con un gran poder inherenente pero que finalmente permanecen esteriles, sin beneficio para hombre alguno.

Vemos como a nuestro alrededor algunos hombres se jactan de sus ideas maravillosas, pero cuanto observamos sus vidas y sus comportamientos vemos que distan de sus nobles pensamientos.

La naturaleza nos enseña la importancia que tiene noble pensamiento a semejanza de una semilla; al tener la potencialidad de dar forma o vida a nueva nueva creacion, pero ella debe ser sembrada por la mano del sabio jardinero y regada por las aguas de la constancia para que se materialice finalmente en un arbol, con sus ramas, hojas y frutos, de lo contrario, que provecho tendria para el jardinero y el hombre en general si aquella semilla fertil permaneciera encerrada en un frasco de cristal decorado con piedras preciosas?

Nuestros más elevados pensamientos deben materializarse en nuestras acciones diarias, solo asi seran de provecho para nuestro crecimiento espiritual y para el bien de la humanidad. Sin duda, ello requerirá de nuestro esfuerzo, constancia, paciencia hasta que finalmente aquellos nobles pensamientos formen parte de nuestro diario vivir.

Reflexionando:

* Mis pensamientos elevados o ideales de vida son congruentes con mis acciones en mi dirio vivir? Que me impide hacerlo?
* Soy consciente que mi progreso espiritual depende de poner en practica mis pensamientos celestiales tales como la honradez, la veracidad, la compasion y la tolerancia?
* Soy consciente que el mejoramiento del mundo depende de mis acciones y no solo de mis pensamientos elevados o ideales humanitarios?






martes, 30 de julio de 2013

VISION

La naturaleza nos permite lograr una cualidad que es indispensable para el éxito de cualquier empresa o emprendimiento ya  sea de índole personal o colectiva; se trata pues de la visión. Cuando un sabio jardinero planta una semilla, desde ese mismo momento puede saborear los frutos provenientes de esa semilla aun cuando todavía no se han hecho  realidad en el mundo de lo tangible, pues el sabio jardinero ya sabiendo de antemano lo que ocurrirá en el devenir puede hacerlo perfectamente.

Este poder de visualización le permite regar las semillas con suma paciencia y cuidando que ninguna plaga le invada en el curso de su frágil crecimiento posterior a su germinación.

El hecho de que pueda visualizar el árbol no implica que se vuelva descuidado o negligente con la semilla recién sembrada ni tampoco con el frágil tallo indicio de aquel glorioso árbol con el que se topará en un futuro.

También el sabio jardinero sabe que no todas las semillas que ha plantado germinaran pero ello no le impide de seguir regando su jardín y de realizar su amena visualización. Hasta que finalmente pasan los días, los meses y los años y un árbol con fuertes ramas y hojas y cargado de coloridos y exquisitos frutos se encuentra frente a su vista haciendo realidad su visión  desde aquel mágico día en que era todo una simple semilla.

La vida del hombre está llena de ideas que son como semillas que una vez que son llevadas diligentemente al mundo de la acción pueden tomarse su tiempo en germinar. Durante este tiempo debemos lograr la visualización del árbol, con sus hojas, ramas y frutos porque necesariamente deberá transcurrir un lapso de tiempo que tal vez no coincida en ultima instancia con lo que hayamos pensado o marcado, pero si tratamos la semilla recién sembrada como el árbol que necesariamente tarde o temprano llegara a ser jamás perderemos la esperanza ni vacilaremos en nuestras acciones hasta hacer ese arbol realidad con sus exquisitos frutos.

En resumen todo lo que existe en el mundo de lo tangible como el árbol perteneció en un momento dado al mundo de lo intangible a semejanza de la semilla, pero el proceso que lleva de la semilla al árbol requiere de nuestra paciencia, constancia, cuidado y perseverancia hasta hacer realidad finalmente lo que ha sido predestinado.

Por otra parte debemos recordar que en este proceso de sembrar algunas semillas no germinaran pero ello no desvela al sabio jardinero a semejanza de algunas ideas que llevamos a cabo en la vida que no terminan en el mundo de lo tangible, pero otras se hacen realidad y son el deleite del mundo de lo tangible.

Reflexionando:

* Soy capaz de visualizar la consecusion de un proyecto, ideal o pensamiento materializado en el mundo de lo tangible?  Que me impide hacerlo?
* Que cualidades necesito  desarrollar para ver el futuro en el presente en el contexto un emprendimiento y/o empresa en sus etapas iniciales?




lunes, 29 de julio de 2013

BELLEZA

La naturaleza nos da un sinnúmero de muestras de lo que puede ser una Belleza efímera. A menudo nos sentimos seducidos por la exuberancia de una rosa,  su color intenso y exquisito aroma; siendo tanto nuestra atracción por ella que si la ocasión lo permite decidimos tomarnos unos minutos para contemplarle y disfrutar de su fragancia. Sin embargo más allá de este hecho,  vemos como después de un cierto período de tiempo su belleza comienza a declinar, su aroma comienza a escasear, hasta finalmente marchitarse perdiendo su color  para finamente palidecer y perecer. Este hecho forma parte de la naturaleza, y muy a menudo damos testimonio de ello con nuestros propios ojos.

Lo mismo vemos que ocurre en el reino animal. Podemos dar testimonio de la belleza de cualquier animal, por ejemplo un ave silvestre de nuestro agrado, en sus magnéticos colores y su singular gorgojeo. Sin embargo después de haber cumplido su ciclo de vida, de un momento a otro, de manera inesperada vemos que la vida le es arrebatada dejando rastro alguno de aquella belleza y melodía con la que nuestra vista y oídos estaban acostumbrados a su deleite, invadiéndonos el pesar, la tristeza y la nostalgia.

Sin embargo hay otro tipo de belleza, que muy a menudo pasamos por alto, el cual trasciende el plano físico, libre de la muerte y extinción, el cual jamás palidece, nos referimos pues  al plano espiritual, en consonancia a nuestra verdadera naturaleza o esencia divina, quienes somos realmente.

Este plano de belleza a diferencia del efímero es eterna en principio y fin. Es decir está más allá de nuestra inmediata comprensión puesto que pertenece a los Reinos del Espíritu.

Un ejemplo de ella en este mundo es el amor genuino en sus diversas expresiones, por ejemplo el amor que sentimos por un ser querido o el amor por nuestro Creador. Este tipo de amor jamás palidece o perece, pues este perdurará eternamente en nuestro espíritu. Es una belleza a la cual no le sigue la muerte.

La vida del hombre no se limita a este plano físico, ella continua en los infinitos mundos que trascienden este limitado orbe, en una espiral infinita hacia el encuentro con nuestro Creador. La belleza que pertenece a ese mundo al que pertenece nuestra naturaleza espiritual, verdadera esencia, es la que formará parte de nuestro continuo vivir en un plano libre de tiempo y espacio por toda una eternidad.

Quizás una manera de comprenderle es comparar una semilla que no ha sido plantada con otra que así lo ha sido ofreciendo sus exquisitos frutos en su plena madurez. La semilla sería como algo muerto en cierto sentido, sin vida si la comparásemos con el árbol el cual en cierto modo es una semilla que fue plantada para dejar de ser lo que fue dando vida a una nueva creación, una nueva forma de vida jamás percibida por otras semillas, a excepción del sabio jardinero.

La semilla podria asemejarse a la vida del hombre en este plano fisico, pero una vez que logra trascender  su naturaleza animal viviendo la vida del espíritu  se convertirá progresivamente en un arbol que se va desarrollando hasta tener raices profundas y frondosas ramas cargadas con exquisitos frutos. Por tanto es menester que el hombre en este plano fisico tal cual como la semilla sea sembrada en el jardín del espíritu, y así  desarrolle todas sus potencialidades divinas inherentes en el mayor grado de perfección posible y asi finalmente pueda avistar los destellos de una belleza sempiterna aun cuando forma parte de este mundo.

Reflexionando:

* En última instancia: Mis esfuerzos están dirigidos a una belleza efímera o eterna?
* Percibo la diferencia inconmensurable entre una belleza efímera y una eterna?
* Que acciones realizo para desarollar mi esencia espiritual en consonancia a una belleza eterna que le ha sido predestinada? Que me impide hacerlo?




martes, 23 de julio de 2013

CRECIMIENTO

La vida en la naturaleza consta de 4 estaciones, sabemos que las estaciones en donde los rayos vivificantes del sol son más intensos como la primera seguida por el verano corresponden al periodo de mayor crecimiento en el reino vegetal ofreciendo sus más preciados frutos al paladar del hombre.

En este periodo especial en donde se desarrollan todas las potencialidades latentes en el reino vegetal nuestro planeta se encuentra en su punto más proximo al sol mientras realiza su orbita.

Mientras que el otoño y el invierno corresponden al periodo en donde la tierra se aleja del sol en medio de su periplo alrededor de ella conocido como el movimiento de rotacion el cual dura 365 dias.

En este período los rayos vivificantes del sol son escasos abundando el viento frio y la lluvia trayendo consigo un periodo de retroceso en el reino vegetal, vemos como en el otoño las hojas se caen y en el invierno algunas se cubren de nieve distando de lo que eran en su epoca de mayor resplandor, carentes de fruto alguno.

De este modo el espiritu del hombre a traves de su eleccion en medio de su libre albedrío puede vivir a veces de un modo inconsciente en una estacion de otoño o invierno al alejarse de los rayos divinos del Reino celestial correspondiendo a una gelidez y desnudez en su alma carente de fruto alguno que le permita lograr la trascendencia espiritual.

Por el contrario si se esfuerza en acercarse al Sol de la Realidad Divina que son las Manifestaciones de Dios como Abraham, Moises, Buda, Cristo, Zoroastro, Mahoma, El Báb y Bahá'u'llah, su espiritu se vivifica y ofrecera como consecuencia los mejores frutos correspondientes a su primavera espiritual como el amor puro y el servicio y/o altruismo.

Reflexionando:
* ¿Que estación espiritual reina en mi ser interior?
* ¿Realizo mis mayores esfuerzos para lograr la primavera espiritual?
* ¿Cómo puedo contribuir a la primavera espiritual de la humanidad?



RESISTENCIA

Seguramente habras tenido la experiencia de haber escalado una montaña o has visto a otros hacerlo. Si lo has hecho puedes dar testimonio de que se necesita esfuerzo, constancia en lograr la meta de ascender sobre la cumbre de la montaña. Si no lo has hecho te invito a intentar la experiencia. Sin embargo más alla del esfuerzo y la constancia en llegar a la meta que te hayas planteado en medio de tu recorrido hay un factor que inevitablemente juega en tu contra, y esta es el grado de la inclinacion de la pendiente que proporcialmente mientras más avances en tu reccorrido sobre la cuesta de la montaña mayor será en cuanto a su angulo de inclinacion, haciendo que tu esfuerzo fisico al igual que tu concentracion se duplique o quizas se triplique evitando cualquier error que te haga retroceder o caer al precipio. 

Por otra parte la cantidad de oxigeno disponible no sera la misma puesto que mientras más asciendes sobre la cima de la montaña esta se ira disminuyendo proporcionalmente a la altitud que ella representa en relacion al nivel del mar. Esto es evidente en aquellos escaladores mundialmente reconocidos por haber llegado a la cima del Monte Everest.

Siguiendo esta misma analogía estas mismas leyes fisicas sobre la montaña y el escalador tambien se aplican a nuestro crecimiento espiritual. Muy a menudo a medida que progresamos espiritualmente vemos que somos sometidos a pruebas que nos exigen un mayor grado de esfuerzo y perseverancia si es que anhelamos avanzar sobre la cima de la montaña del crecimiento espirituala modo alegórico. 

En resumen, mientras mayor sea nuestro desarrollo espiritual nuevos desafios apareceran a nuestra vista, sin embargo debemos recordar que jamas llegaremos a la cima misma en sí puesto que el progreso espiritual no tiene limites, sin embargo se nos ha impuesto el hacerlo a traves de un esfuerzo diario y sincero a fin de evitar el estancamiento y/o retroceso de nuestro progreso espiritual. Esta cima espiritual a diferencia del Monte Everest es infinita como infinito tambien es nuestro progreso espirirtual hasta el ultimo aliento de nuestras vidas en este plano fisico.
 
Reflexionando:

* Soy consciente que el dolor es parte del crecimiento espiritual?
* Soy consciente que la perfeccion espiritual no tiene limites?
* Realizo mis maximos esfuerzos para mi crecimiento espiritual? Que me impide hacerlo?
* Soy consciente que cuando una prueba espiritual no es superada esta se repite continuamente hasta ser superada?
* Que acciones realizo para ayudar al crecimiento espiritual de la humanidad?




lunes, 22 de julio de 2013

ESPERANZA

A menudo el hombre se ve enfrentado en el devenir de su efimera vida con múltiples dificultades y obstáculos que le hacen a veces perder la esperanza y la fe en la vida, pero sabemos que ciertamente la vida sigue y que siempre hay una puerta que se abre cuando una se cierra. Quizás no sea la puerta hacia el camino que el anhela pero ciertamente le ofrecerá la oportunidad de reflexionar y quizás corregir el rumbo de su vida hacia un camino más noble o en ultima instancia replantearse a si mismo el proposito de su existencia, su modo de ver la vida, es decir, sus creencias, sobre si son acorde a su verdadera naturaleza espiritual en ultima instancia.

En la naturaleza podemos ver que no hay noche más oscura que no sea seguida por el sol radiante haciendo borrar totalmente de nuestra vista aquel espectáculo triste y desolador para deslumbrarnos con el resplandor de los cálidos rayos del sol en pleno día.

Jamás debemos perder la esperanza en la vida, puesto que ella es perfecta siempre que nos enfoquemos en ver la vida como una oportunidad única para nuestro crecimiento espiritual por los días que nos depare la existencia en este plano físico, para luego ascender a los reinos de  la eternidad.

Si enfocamos la vida así los dolores y pesares solo mellaran en la superficie de nuestras vidas, permaneciendo nuestro interior en calma y en paz irradiando la felicidad a nuestro derredor.

Reflexionando:

* ¿Cómo reacciono frente a las dificultades y/o obstáculos de la vida? ¿Qué interpretación les doy? ¿Logro mantenerme en paz y en calma?
* ¿Logro ver la esperanza del amanecer aun en los momentos más oscuros de mi vida? ¿Qué me impide hacerlo?



MANIFESTACIONES

La religión es el vínculo sagrado que une al hombre con Dios, valga decir, lo finito con lo infinito, lo creado con su Creador.

Siendo obvio que por esta relación disímil el entendimiento de hombre alguno jamás comprenderá la esencia de su Creador; puesto que esta se encuentra más allá de su capacidad de comprensión. Con respecto a este punto vemos que la naturaleza nos ofrece maravillosos ejemplos.

Si quisiéramos entender a nuestro Creador podríamos quizás intentar ver fijamente  el sol. Veríamos como nuestros ojos se irritan ante la intensidad de sus rayos y rápidamente desviamos nuestra mirada. Nos damos cuenta cuan débiles e incapaces son nuestros ojos ante la grandeza e imponencia del sol en medio de su resplandor. Sin embargo perfectamente pudiéramos verle reflejado en un espejo limpio e impoluto. Quizás pudiéramos decir que el sol se encuentra visiblemente en el espejo aunque sabemos que es solo su reflejo.

Estos espejos santificados de la escoria terrenal, a la vez limpios e impolutos, representan a las Santas Manifestaciones o Portavoces de Dios que se han revelado al hombre de tiempo en tiempo para hacernos conocer la Voluntad de nuestro Creador. Ellos representan el vinculo sagrado que nos une con Dios.

En la naturaleza vemos la relación que existe entre el sol y la tierra. Sabemos la distancia enorme que las separa y que ni una ni la otra se acercan mutuamente, y que finalmente son los rayos solares las que  recorren toda esa distancia que las separa trayéndonos las cualidades del sol como la luz y el calor, otorgándole  la vida a nuestro planeta. Si por un momento se rompiera este vínculo sobrevendría la muerte o la extinción de todo lo creado.

Finalmente estos rayos solares representan a las Santas Manifestaciones de Dios, quienquiera que dirija su mirada hacia ellas estara reconociendo al Sol de la Realidad Divina que es nuestro amoroso Creador.

Si les reconocemos y nos esforzamos en seguir sus Enseñanzas nos estaremos acercando a la complacencia y el agrado, una vez más, de  nuestro Creador.

Reflexionando:

* ¿ Soy consciente que todas las religiones divinamente reveladas hablan el mismo idioma del amor?
* ¿ Soy consciente que el fanatismo religioso no tiene fundamento alguno cuando somos hijos de un solo Creador?
* ¿ Comprendo que todas las religiones fueron reveladas con el mismo proposito de guiar al hombre al camino del bien y el progreso colectivo?
¿Como puedo contribuir para erradicar el prejuicio religioso?

domingo, 21 de julio de 2013

MOVIMIENTO

Podemos corroborar que en la naturaleza todo elemento (que inicialmente permanece en un estado de reposo), una vez puesta en movimiento posteriormente a un lapso de tiempo determinado finalmente ira decreciendo en cuanto a su magnitud o intensidad hasta llegar finalmente a su estado inicial de reposo. Por ejemplo si hacemos rodar una naranja sobre el suelo plano esta recorrerá cierta distancia hasta finalmente detenerse. Si hacemos hervir el agua una vez llegado a su punto de ebullición y nos detenemos a observar veremos que el agua lentamente ira perdiendo calor hasta llegar a su temperatura previa.

Si colocamos un objeto frente a los rayos del sol en su máxima intensidad al mediodía veremos que esta se ira calentando hasta aumentar su temperatura hasta cierto limite, pero una vez que el sol vaya decreciendo en su intensidad paulatinamente este objeto disminuirá en su temperatura acercándose a su estado previo.
Este fenómeno es bien conocido en la física y se le denomina entropía o segunda ley de la termodinámica.

En resumen podemos decir que en la naturaleza todo tiende a un estado de reposo una vez que nosotros lo hacemos colocar en movimiento del modo en que fuere según el contexto en que lo apliquemos.
El ser humano en cuanto a su naturaleza dual, es decir tanto física como espiritual también tiende al reposo si dejamos de realizar ese “movimiento espiritual” de manera continua y sostenida en pro de nuestra naturaleza divina a través de las acciones que voluntariamente realizamos para su desarrollo, como por ejemplo la oración, meditación, los actos de servicio, las buenas acciones, obras de caridad, la lectura de los Escritos Sagrados de las Religiones divinamente reveladas al hombre, el examen de autoconciencia, etc.

Si realizamos ese esfuerzo diario y sincero por poner en practica todo lo anterior estaremos en estado de “movimiento” continuo y ascendente hacia la perfeccion de nuestro espíritu el cual no tiene límites. Por tal motivo el hombre debe realizar ese continuum de “movimiento espiritual” para no retroceder y volver a su inercia natural que lo llevara finalmente a expresar su naturaleza animal, todo lo opuesto a su naturaleza divina que le hace ser llamado hombre.

Reflexionando:

* En que estado se encuentra mi naturaleza espiritual?
* Que actividades realizo para su desarrollo?
* Permanezco en reposo o en movimiento regularmente para mi desarrollo espiritual?


lunes, 15 de julio de 2013

LIBERTAD

En la naturaleza tenemos ejemplos innumerables de lo que puede significar la libertad en un plano inferior al hombre. El mejor símbolo de ella es el animal. Podemos ver a los pájaros volar por doquier, los peces nadar ya sea en la profundidad del mar o bien ya  en su superficie, todos los animales en cautiverio parecieran estar libres para desplazarse por doquier, disfrutar del descanso y están libres del trabajo remunerado al cual se ve sometido el hombre civilizado para poder subsistir.

Aunque el hombre pertenece al reino animal ello es cierto únicamente en cuanto a su naturaleza física, es decir su cuerpo, la cual comparte la misma fisiología para con ellos. Sin embargo, el hombre posee una segunda naturaleza, su naturaleza espiritual, latente en su alma, en donde radica la clave de la  libertad en un plano superior la cual ha sido destinada o preordinada a alcanzar exclusivamente por el hombre.

Es decir, cuando el hombre se libera y domina sus bajas pasiones y deseos mundanos pertenecientes a su naturaleza física o animal logra la verdadera libertad adornando su espíritu con las cualidades celestiales dignas de la estación del hombre.

Puesto que el ser humano a diferencia de los animales posee el poder de la elección en medio de su libre albedrío, está dotado con la capacidad de lograr la  libertad superior que le ha sido impuesta a su rango único en la creación. Esta libertad superior le permite lograr la verdadera transcendencia sobre el resto de la creación. Los animales no poseen libertad de eleccion, ellas actuan exclusivamente por el instinto que la naturaleza les ha otorgado a través de millones de años de evolución, viviendo en un plano de libertad inferior.

Las leyes que rigen la sociedad son para que el hombre logre la  libertad social, a modo de ejemplo podemos citar a las leyes de tránsito; si se esfuerza en cumplirlas cabalmente puede desplazarse geograficamente por doquier y así su vida está al resguardo.

Si respeta las leyes fisicas de la naturaleza como por ejemplo la ley de la gravedad podrá lograr la libertad fisica quedando al resguardo de los accidentes que podrían poner en peligro su vida.

Asi como existen leyes fisicas que gobiernan la fisiologia del cuerpo del hombre, a la par de leyes sociales para su desenvolvimiento en sociedad tambien existen leyes espirituales que gobiernan a su espíritu, su verdadera esencia que le hace ser hombre.

Los Mandamientos de las Religiones son como leyes divinamente reveladas al hombre, las cuales han sido enviadas de parte de nuestro Creador para hacernos conocer su Voluntad para con nosotros y por otra parte para que seamos conscientes de  nuestra dual naturaleza eligiendo voluntariamente ser libres de nuestra naturaleza inferior que nos mantiene en cautiverio y así lograr la libertad superior sinónimo del progreso de nuestro espiritu, el cometido final por el cual fuimos creados.


Reflexionando:

* Que clase de libertad me esfuerzo en alcanzar?
* Es congruente la libertad en un plano inferior con la trascendencia de mi espíritu?
* Que sucede cuando no domino mis bajas pasiones y deseos mundanos?
* Cuales son las leyes espirituales que rigen mi naturaleza superior? 
* He logrado la libertad espiritual alcanzando el estado de paz y sociego?

domingo, 14 de julio de 2013

AMANECER

Cuando llega el alba de un nuevo amanecer ocurre un lapso de transición desde la oscuridad de la noche hacia el amanecer de un nuevo día donde la luz se hace presente gradualmente ofreciendo a nuestros ojos el gozo y el deleite de un nuevo día. Sin embargo, durante ese lapso de oscuridad si nos encontramos en un estado de vigilia y contemplación próximo al amanecer, podemos sentir como nuestro ser se colma de esperanza y alegría al ver los primeros destellos de luz sinónimo de un nuevo día más en nuestras vidas.

Pero no solamente el amanecer es sinónimo de goce para nuestros sentidos físicos sino que también significa confianza en los caminos que decidamos emprender en consecución a un destino que nos marquemos, por ejemplo: un viaje en auto, bicicleta, inclusive en avión o simplemente a pie hacia un lugar en particular. Durante ese trayecto podemos ver claramente las señales del camino, los peligros que puede haber de no respetar dichas señales y finalmente el gozo de irnos acercando cada vez más hacia nuestro destino final.

Siguiendo esta misma analogía el hombre puede vivir inconscientemente en un estado de  oscuridad espiritual o bien puede esforzarse en realizar ese camino de transición hacia el amanecer espiritual contemplando un mundo nuevo frente a sus ojos espirituales, donde reina el amor, la confraternidad, el altruismo y un propósito noble de vida digno de ser vivido, y así  consecuentemente liberarnos de la oscuridad del materialismo, fanatismo, prejuicios y vacío existencial.

El amanecer espiritual necesariamente debe estar presente en nuestros corazones, ya que representa finalmente el propósito por el que fuimos creados, al contrario permanecer en la oscuridad espiritual nos llegará finalmente a la perdida de nuestros preciados días en este mundo sin haber cumplido una vez más el cometido de nuestras vidas.

La humanidad hoy en día esta sedienta de ese amanecer espiritual, por tanto es nuestra responsablidad lograr ese cometido en nuestras vidas, ya que nadie puede ofrecer luz a otro si se encuentra carente de ella espiritualmente.


Reflexionando:

* ¿Ha despuntando el amanecer espiritual en mi ser interior?
* ¿Logro ver espiritualmente el propósito eterno de vida?
* ¿Soy portador de la luz hacia los corazones que permanecen en la oscuridad? 
* ¿Comprendo que el secreto del dar, el servicio y/o altruismo es recibir aquella la luz vivificante en la ciudad de corazon humano sinonimo de paz y felicidad perpétua?








sábado, 13 de julio de 2013

REVERENCIA

Si contemplamos la imponencia de la montaña, el resplandor del sol con su calor vivificante,  la inmensidad del cielo junto al titilar de sus estrellas en medio de la noche, la vastedad del mar junto a las infinitas formas de vida que alberga al igual que la flora y y la fauna sobre la tierra, es imposible que no lleguemos a un estado de asombro y respeto ante el Creador ultimo de todo aquello.

Ciertamente nuestra imaginacion se ve cada dia desbordada ante las infinitas formas de vida en la naturaleza que cada vez la ciencia descubre para nuestro deleite y asombro.

Toda la majestad de la naturaleza ha sido creada para el hombre y por el hombre, para que dentro del lapso de su vida mortal recuerde continuamente la presencia de su Creador, su Omnipontencia, su Omnipresencia y finalmente su necesidad continua de acercase a Él en un proceso infinito que perdurará más alla de esta vida.

Reflexionando:

¿Dedico tiempo en contemplar la magia que existe en la naturaleza en sus infinitos colores, combinaciones y formas de vida?
¿Cómo expreso mi reverencia frente al Creador?
¿Puedo ver el reflejo de la Mano y la Excelencia del Creador en cada uno de los reinos de la naturaleza?


jueves, 11 de julio de 2013

ESPIRITUALIDAD

La naturaleza misma es en sí un reflejo del mundo espiritual, ciertamente con toda su belleza y exuberancia a nuestros ojos podemos ver un ínfimo destello de lo que sería en última instancia el mundo del espíritu, al que pertenece nuestra verdadera esencia.

Ahora bien, si una persona se encuentra en una condición en donde se encuentra temporalmente ciega al haberse interpuesto un obstáculo entre su vista y el ambiente exterior (velo),  ¿de que serviría  llevarle a contemplar la majestuosidad e imponencia de una cadena de montañas?  Ciertamente sería en vano. Siguiendo la misma analogía una persona que ha perdido el sentido de la audición al encontrarse en un estado temporal de sordera, ¿de que valdría ofrecerle las más hermosas melodías de un afamado compositor cuando se encuentra carente de dicho sentido? Lo mismo podría ocurrir con alguien que ha perdido temporalmente el sentido del gusto y del olfato, no podría distinguir personalmente a través del sabor o del olor si un alimento se encuentra en estado comestible y por otra parte habrá perdido el gusto del paladar y el placer mismo ante el más exquisito y suculento plato, conformándose solo con el placer de saciar su hambre eventualmente.

Siguiendo este mismo hilo de pensamientos el espíritu del hombre por motivos egoístas fruto de la ambición desmedida, codicia, avaricia o quizás por pura ignorancia puede verse sumergido en una condición de sordera espiritual que no le permita escuchar las melodías del Reino del Espíritu, no le permita ver su propia insignificancia frente a la inconmensurable Majestad de su Creador encontrándose en un estado permanente de humildad ante Él y ante sus criaturas sinónimo de sus congéneres. Todos estos obstáculos constituyen un estado de indiferencia al mundo del espíritu al cual se haya impedido de ver, percibir y finalmente de lograr el cometido último por el cual fue creado.

Reflexionando:


* ¿Cuál es el estado de salud de mis "sentidos" espirituales?
* ¿Puedo reconocer los destellos del mundo espiritual reflejados en la naturaleza? ¿Qué es lo que me impide hacerlo?
* ¿Cuál es el estado de salud de mi vista interior? ¿logro ver el propósito eterno de la vida?, ¿mi insignificancia frente al Creador?
* ¿Qué actividades realizo para afinar mi audición espiritual?
* ¿He logrado acallar a mi ego para poder escuchar la voz altruista de mi espíritu? 





sábado, 6 de julio de 2013

AMOR

El amor puede definirse como una fuerza de atracción. En la naturaleza vemos por ejemplo la fuerza de gravedad que proviene del centro de la tierra misma, nuestro planeta. Es tan intenso su amor por todo lo que posa sobre ella que la mantiene firmemente sujeta sobre sí misma. Gracias a este amor incondicional es que hay vida y nosotros podemos habitar dentro de ella, siendo esto imposible en otros planetas donde no hay este amor del cuerpo celeste por todo aquello que posa sobre el. Otro interesante ejemplo es la fuerza del magnetismo, aunque invisible al igual que la fuerza de gravedad atrae cualquier objeto metálico a sí mismo, fiel a su naturaleza inherente, por la cual fue creado.

Siguiendo esta misma analogía el corazón humano es como un imán que necesariamente necesita adherirse a algo. Ahora bien, “ese algo” puede ser el mundo espiritual si recibe dicha guia e iluminación, de lo contrario se aferrará al mundo de la materia, lo fenomenal o transitorio, desviando el propósito sublime de aquel ser en que habita.

En resumen podemos comparar el corazón del hombre con un imán que por la fuerza de atracción (amor) puede adherirse al mundo de la materia o bien al mundo del espíritu, la elección finalmente es nuestra.

Reflexionando:

* ¿El objeto de mi amor es congruente con el propósito por el cual fui creado?
* ¿Qué sucede con mi progreso espiritual cuando el objeto de mi amor es el mundo de lo fenomenal?
* ¿Logro la trascendencia del espíritu cuando mi corazón está manchado de apegos? ¿Por qué?
* ¿Cómo puedo bruñir el espejo de mi corazón de las cosas mundanas?





jueves, 4 de julio de 2013

EDUCACIÓN

Si contemplamos la semilla de un árbol cualquiera que no ha sido plantada por la mano del jardinero en comparación con otra de la misma clase que sí lo ha hecho podemos hacer varias lecturas. Una de ellas podría ser que la diferencia entre la semilla y el árbol con frutos es que es inconmensurable. Una segunda lectura es que el árbol y el fruto son una muestra de las potencialidades latentes dentro de la semilla. Una tercera lectura es que la mano del jardinero es la que hace la diferencia al sembrar aquella semilla diligentemente y con sumo cuidado velar por ella hasta que de sus primeros frutos para la delicia del hombre.

El corazon del hombre es como una semilla con una inconmensurable potencialidad latente dentro de él que como la semilla debe ser plantada en la tierra del amor y del estímulo a través de la educación sistemática de un experto jardinero divino.

Estos Jardineros Divinos han venido de tiempo en tiempo educando espiritualmente al hombre para que alcance su madurez, entre ellos podemos citar a Abraham, Moises, Buda, Cristo, Mahoma, El Báb y Bahá’u’lláh.  Si algún individuo presenta alguna cualidad digna de elogio se debe a la educación que estos Educadores Universales inculcaron con el ejemplo de sus vidas a la humanidad.

 Por otra parte, si nuestra sociedad en general muestra signos de inmadurez espiritual ello solo significa que su naturaleza espiritual tal cual como la semilla permanece sin ser plantada en el jardín de la educación divina, permaneciendo carente de sus nobles frutos como el amor, el servicio y/o altruismo.

Reflexionando:

*  ¿Soy consciente del papel transcendental de la educacion?
*  ¿Cómo puedo contribuir a la educación espiritual de mi barrio?



miércoles, 3 de julio de 2013

RIQUEZA

La naturaleza está llena de riquezas en su máximo esplendor, desde el reino mineral, vegetal y animal. Todas ellas han sido creadas para el deleite del hombre. Ellas por sí solas estarían carentes de propósito y significado. La mayor riqueza para el reino mineral es llegar a formar parte de un reino superior como es el reino vegetal, asi como para el vegetal lo es formar parte del reino animal y este último servir de próposito al hombre, como alimento, compañía  y demás menesteres.

Siguiendo esta misma línea de pensamiento la verdadera riqueza del hombre consiste en dirigir su rostro hacia Su Creador liberándose de sus ataduras y apegos mundanos adquiriendo las cualidades celestiales o propias de su naturaleza superior las cuales le elevan por encima del resto de la creación.

Si el hombre volviera su rostro a los reinos que le son inferiores a él, perdería el sentido de su vida , finalmente degradandose de su noble estación para encontrarse con una riqueza efímera que no satisface los anhelos de su espíritu.

Al momento de su muerte fisica partirá solitario, dejando todas sus riquezas tras de sí, con su espíritu hambriento, carente de atributos a los dominios de lo Alto. Es aqui en este mundo, donde la oportunidad es unica, de reflexionar profundamente sobre nuestra verdadera naturaleza y lo que a ella realmente le representa "riquezas".

Para el hombre sensato que tiene ojos para ver o oidos para escuchar la verdadera riqueza es espiritual, aquella que no se corroe con el paso del tiempo y es inmortal. Ellas son los atributos celestiales dignas de encomio y elogio enfocadas al bien común.



Reflexionando:

* Que clase de riquezas persigo?
* Soy consciente de que las riquezas materiales en modo alguno satisfacen los anhelos del alma?
* Puedo identificar un personaje de la historia que haya sido desprovisto de riquezas materiales mientras que era rico espiritualmente?
* Soy consciente que la riqueza material es efimera mientras que la riqueza del espíritu es eterna?
* Que actividades realizo para contribuir al enriquecimiento espiritual de mi mismo, de mi familia y finalmente de la sociedad en la que participo?




martes, 2 de julio de 2013

FELICIDAD

Existen dos clases de felicidad: una transitoria o instantánea y otra perdurable o eterna.

La naturaleza nos da inmumerables ejemplos de la felicidad transitoria la cual compartimos con los animales en común, sinónimo de la satisfaccion de nuestras necesidades fisiológicas tales como alimento, bebida, descanso, comodidad y protección. El animal solo procura este único objetivo, que debe ser repuesto continuamente a fin de poder asegurar su subsistencia.

Pero el hombre aunque no puede vivir sin satisfacer las necesidades fisiologicas de su cuerpo tiene un objetivo trascendental: lograr la trascendencia de su espíritu por encima del mundo de lo fenomenal.

La felicidad momentanea o bien instantanea como su nombre lo indica solo dura tan solo un lapso breve, es decir, mientras se encuentren aplacadas o satisfechas las necesidades fisiologicas.  Nos sentimos felices (momentaneamente) cuando nuestra sed esta satisfecha, nos sentimos felices (momentaneamente) al tener un lugar comodo donde poder reposar nuestro cuerpo, nos sentimos felices (momentaneamente) cuando nuestra hambre esta saciada al procurarnos de comida.

Pero todas estas necesidades satisfechas necesariamente vuelven a aparecer, puesto que pertenecen a nuestro cuerpo, que es identico en cuanto a su biologia y fisiologia al resto de los animales. Entonces donde esta la felicidad perdurable o eterna que el hombre debe procurarse? Ella se encuentra en la satisfaccion de los anhelos de su espíritu,  el cual lo consigue al vivir en un estado de comunión y/o conexion con su Creador y viviendo de acuerdo a las Leyes Espirituales que le rigen.

El hombre necesita saber que tiene un sentido de vida más alla de la comida, bebida y descanso ya que ellas no satisfacen las necesidades de su verdadera esencia: su espiritu o naturaleza espiritual.

Si el hombre solo procura la felicidad instantanea, dejara de ser el hombre que debería ser, para convertirse en lo que no es, sin hallar jamás la paz y el sociego de su espíritu.

Reflexionando:

* Que clase de felicidad es la que persigo realmente?
* Que clase de felicidad es la que la sociedad en general me invita a alcanzar? es congruente con mi verdadera esencia? por qué?
* Logro vislumbrar la diferencia entre un momento o instante de felicidad vs. un estado perdurable de felicidad?
* Recibe algún beneficio mi ser interior cuando procuro exclusivamente una felicidad instantánea? Por qué?
* Que me impide enfocarme en una felicidad plena y perdurable congruente a mi verdadera esencia?
* Como influyen mis creencias sobre que tipo de felicidad debo procurar en la vida?  Que me han inculcado mis padres? mis amigos? 
* Que personajes de la historia actual o pasada desearía emular? Que tipo de felicidad me invitan a alcanzar? Cuál es mi decisión?





lunes, 1 de julio de 2013

ENFERMEDAD Y MUERTE

Anímate a dar un paseo un día soleado y observa la vegetación a tu alrededor. Seguramente encontrarás algunas flores en su máximo resplandor y belleza con sus aromas peculiares, pero así mismo seguramente hallarás otras flores que quizás se estén marchitando perdiendo su belleza y atracción aunque no les falte cuidado alguno en manos de un generoso jardinero.

Ambas flores, la que se encuentra en su máxima expresión de belleza como la que se encuentra marchitándose, dependen del sol, sin embargo la muerte y desintegración de esta última en modo alguno afecta al sol, del mismo modo lo mismo ocurre  viceversa; el sol es independiente, la flor sin embargo es dependiente, no importa el estado en que se encuentre.

La enfermedad siempre ha afligido al hombre, pero la sabia naturaleza nos encierra un mensaje que fácilmente podemos escudriñar para sentir la calma, la paz y confianza en las leyes espirituales de la  propia vida.

El cuerpo es un vehículo del alma, podemos hacer la misma analogía del sol con respecto a la flor común. Aunque la enfermedad afecta al cuerpo en cuanto a sus funciones y procesos fisiológicos tal como la flor marchita, ello en modo alguno afecta a su alma o siguiendo nuestra analogía al sol. Simplemente las cualidades del sol (alma) no se ven manifestadas con la gloria y resplandor de la flor en estado de salud (cuerpo) limitándose en sus cualidades y atributos como belleza, aroma, crecimiento y/o frutos. Estas en el hombre serian su vigor, agilidad, procesos fisiológicos y cognitivos, como pensar, tomar decisiones, etc.

Con el paso de los años el cuerpo va envejeciendo así como el cerebro y las respectivas funciones cognitivas van disminuyendo como la flor que se va marchitando a pesar de los máximos cuidados de más experto jardinero. El reloj biológico ha marcado la hora de partir, pero el sol es ajeno a todo esto.

Así nuestra alma es independiente de los sucesos del cuerpo, sin embargo los “sucesos” del alma si pueden afectar nuestro cuerpo, como la melancolía, la tristeza, los miedos prolongados, y finalmente la depresión.

Al momento de la muerte cada uno regresa a su origen, el cuerpo al mundo del polvo y el alma a los reinos espirituales de donde un día provino y fue llamado a la existencia.


Reflexionando:

* Soy consciente de que las enfermedades del cuerpo no afectan al alma, pero sí viceversa?
* Doy la misma importancia y cuidado que le otorgo a mi cuerpo a mi alma tambien?
* Soy consciente que mi verdadera esencia es el alma la cual es eterna e imperecedera?
* Cual es mi concepto acerca de la vida y la muerte?
* Vivo una vida plena y consciente con un propósito noble a cumplir?




PLAGAS

Adéntrate en un exquisito jardín cualquiera y observa como la más bella flor, capullo o simple hoja o tallo de cualquier arbusto o planta puede ser invadida por insectos que comienzan un proceso de destrucción gradual de toda aquella maravilla, entre sus colores y aromas ante nuestra vista y olfato.  Por más que un jardinero inexperto le concediese mayor cantidad de agua, abono y luz ella finalmente se marchitará sino erradica la causa de su degradación y/o enfermedad: las plagas, pues ellas no forman parte de la naturaleza inherente de sus plantas. Simplemente ellas no pueden habitar en su jardín.

El jardinero experto rápidamente revisa cada una de las partes de sus plantas y/o arbustos con sumo cuidado y recelo,  buscando diligentemente aquellas causas externas que están perjudicando  la economía e integridad y finalmente la vida misma de su preciado jardín.

Reflexionando:

·         -  ¿Soy consciente que también existen plagas espirituales en el jardín del corazón humano?
·         - ¿Realizo algún esfuerzo sincero por erradicarlas para no verme carcomido por ellas?
·         -¿Cómo reacciono frente a la murmuración habito común (plaga) en nuestra decadente sociedad?
*       -¿Cuán libres de egoísmo (plaga) son mis oraciones o plegarias al Creador?
*      -¿Puedo identificar las plagas que existen en el jardín de mi corazón, como el odio, la avaricia,    codicia, miedos, envidia, las cuales me carcomen por dentro y no me dejan crecer y alcanzar la libertad?
·       -¿Cómo puedo liberarme de ellas? ¿Qué me impide lograrlo? ¿De donde puedo obtener fuerzas?







ORACIÓN

Observa como el verdor de la naturaleza se debe a la generosidad de la lluvia por la cual las plantas y los árboles en todas las llanuras y praderas por igual suplican pacientemente por ser bendecidas con sus vivificadoras aguas, puesto que ellas al igual que la tierra y el sol son parte de sus alimentos.  Si le faltara uno de ellos su vida misma correría peligro y empezaría a marchitarse perdiendo su belleza y finalmente toda huella de vida para dejar de ser lo que un día fue llamado a ser por un Todo Poderoso Creador.

De la misma analogía la Oración es el alimento de nuestra alma, nuestra verdadera esencia, puesto que el cuerpo es un simple medio para un único fin que es la expresión y desarrollo de las cualidades y atributos de nuestra naturaleza superior o espiritual.

También la oración es sinónimo de conversación con nuestro Creador, una conversación amorosa en donde expresamos nuestros anhelos y sentimientos, pedidos su ayuda y protección, y también nos pedimos cuentas para ver que tanto hemos progresado espiritualmente durante el día en comparación con el ayer, en consonancia con nuestro propósito por el cual fuimos creados: adquirir cualidades o atributos espirituales y contribuir a una civilización en continuo progreso.

Por lo tanto si no  alimentamos nuestra alma ella se marchitará hasta convertirse en algo más que una simple piedra, dura, fría e insensible, carente de sentimientos nobles, de toda compasión, y finalmente ajena a lo que fue llamado a ser, el ser más noble de la creación, capaz de dar su vida por su semejante.

Finalmente la Oración es una parte del alimento del alma, también está la meditación, la Lectura de los Escritos Sagrados de las Religiones divinamente reveladas al hombre, en ellas encontramos nuestro verdadero sentido de vida puesto en acción: el servicio y/o el altruismo.

Reflexionando:

·         ¿Dedico tiempo para conectarme con mi Creador y así orar libre de las preocupaciones cotidianas?
·         ¿Soy consciente de que así como el cuerpo necesita de nutrientes por medio de los alimentos para poder subsistir el alma también necesita de nutrientes espirituales?
·         ¿Reflejan mis acciones diarias el espíritu de las oraciones y/o  lecturas que hago o medito?
·         ¿Acepto las respuestas que me son dadas a mis oraciones con desprendimiento y humildad?
·         ¿Cuál es la relación que existe entre la oración y la aquiescencia radiante?