viernes, 9 de agosto de 2013

EFIMERO

La naturaleza nos ofrece maravillosas lecciones de espiritualidad, sobre todo enfocadas al desprendimiento del mundo de lo fenomenal, siendo un ejemplar exponente la naturaleza misma en sí. Veamos el atractivo y la belleza de una rosa en su época de máximo esplendor, como nuestra vista y olfato se deleitan por su exuberancia, mas sin embargo sabemos que llegara el día en que su belleza dejara de ser para haberse marchitado perdiendo toda su frescura, color y aroma.

El hombre sabio disfruta de todas las bellezas que le puede ofrecer la naturaleza y la vida en sí pero sin apegarse a ellas, puesto que sabe que son efimeras, es decir, pasajeras. De hacer lo contrario iría en contra de las Leyes espirituales que nos rigen y le sobrevendría el dolor y la pena por haberse apegado a lo que ya dejo de existir. Al ser el hombre en esencia un ser espiritual debe aprender a vivir de acuerdo a las leyes espirituales que le rigen, y una de esas leyes están relacionadas al desprendimiento de este mundo, sin caer en el ascetismo.

La vida es una oportunidad única con un propósito noble a cumplir, distraernos con las atracciones efimeras que están a un costado del camino de la vida nos conducirá finalmente a la decepción de haber perdido lo más valioso que tenemos nuestro tiempo en pro de nuestro desarrollo espiritual. 

Reflexionando:

* Has visto alguna vez una rosa que este desprovista de espinas? Que relación tiene con el apego?
* Que significa ser desprendido del mundo de lo fenomenal? Como lo puedo lograr? Que me impide hacerlo? Donde puedo obtener las fuerzas para lograrlo?



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada