martes, 30 de julio de 2013

VISION

La naturaleza nos permite lograr una cualidad que es indispensable para el éxito de cualquier empresa o emprendimiento ya  sea de índole personal o colectiva; se trata pues de la visión. Cuando un sabio jardinero planta una semilla, desde ese mismo momento puede saborear los frutos provenientes de esa semilla aun cuando todavía no se han hecho  realidad en el mundo de lo tangible, pues el sabio jardinero ya sabiendo de antemano lo que ocurrirá en el devenir puede hacerlo perfectamente.

Este poder de visualización le permite regar las semillas con suma paciencia y cuidando que ninguna plaga le invada en el curso de su frágil crecimiento posterior a su germinación.

El hecho de que pueda visualizar el árbol no implica que se vuelva descuidado o negligente con la semilla recién sembrada ni tampoco con el frágil tallo indicio de aquel glorioso árbol con el que se topará en un futuro.

También el sabio jardinero sabe que no todas las semillas que ha plantado germinaran pero ello no le impide de seguir regando su jardín y de realizar su amena visualización. Hasta que finalmente pasan los días, los meses y los años y un árbol con fuertes ramas y hojas y cargado de coloridos y exquisitos frutos se encuentra frente a su vista haciendo realidad su visión  desde aquel mágico día en que era todo una simple semilla.

La vida del hombre está llena de ideas que son como semillas que una vez que son llevadas diligentemente al mundo de la acción pueden tomarse su tiempo en germinar. Durante este tiempo debemos lograr la visualización del árbol, con sus hojas, ramas y frutos porque necesariamente deberá transcurrir un lapso de tiempo que tal vez no coincida en ultima instancia con lo que hayamos pensado o marcado, pero si tratamos la semilla recién sembrada como el árbol que necesariamente tarde o temprano llegara a ser jamás perderemos la esperanza ni vacilaremos en nuestras acciones hasta hacer ese arbol realidad con sus exquisitos frutos.

En resumen todo lo que existe en el mundo de lo tangible como el árbol perteneció en un momento dado al mundo de lo intangible a semejanza de la semilla, pero el proceso que lleva de la semilla al árbol requiere de nuestra paciencia, constancia, cuidado y perseverancia hasta hacer realidad finalmente lo que ha sido predestinado.

Por otra parte debemos recordar que en este proceso de sembrar algunas semillas no germinaran pero ello no desvela al sabio jardinero a semejanza de algunas ideas que llevamos a cabo en la vida que no terminan en el mundo de lo tangible, pero otras se hacen realidad y son el deleite del mundo de lo tangible.

Reflexionando:

* Soy capaz de visualizar la consecusion de un proyecto, ideal o pensamiento materializado en el mundo de lo tangible?  Que me impide hacerlo?
* Que cualidades necesito  desarrollar para ver el futuro en el presente en el contexto un emprendimiento y/o empresa en sus etapas iniciales?




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada