martes, 23 de julio de 2013

CRECIMIENTO

La vida en la naturaleza consta de 4 estaciones, sabemos que las estaciones en donde los rayos vivificantes del sol son más intensos como la primera seguida por el verano corresponden al periodo de mayor crecimiento en el reino vegetal ofreciendo sus más preciados frutos al paladar del hombre.

En este periodo especial en donde se desarrollan todas las potencialidades latentes en el reino vegetal nuestro planeta se encuentra en su punto más proximo al sol mientras realiza su orbita.

Mientras que el otoño y el invierno corresponden al periodo en donde la tierra se aleja del sol en medio de su periplo alrededor de ella conocido como el movimiento de rotacion el cual dura 365 dias.

En este período los rayos vivificantes del sol son escasos abundando el viento frio y la lluvia trayendo consigo un periodo de retroceso en el reino vegetal, vemos como en el otoño las hojas se caen y en el invierno algunas se cubren de nieve distando de lo que eran en su epoca de mayor resplandor, carentes de fruto alguno.

De este modo el espiritu del hombre a traves de su eleccion en medio de su libre albedrío puede vivir a veces de un modo inconsciente en una estacion de otoño o invierno al alejarse de los rayos divinos del Reino celestial correspondiendo a una gelidez y desnudez en su alma carente de fruto alguno que le permita lograr la trascendencia espiritual.

Por el contrario si se esfuerza en acercarse al Sol de la Realidad Divina que son las Manifestaciones de Dios como Abraham, Moises, Buda, Cristo, Zoroastro, Mahoma, El Báb y Bahá'u'llah, su espiritu se vivifica y ofrecera como consecuencia los mejores frutos correspondientes a su primavera espiritual como el amor puro y el servicio y/o altruismo.

Reflexionando:
* ¿Que estación espiritual reina en mi ser interior?
* ¿Realizo mis mayores esfuerzos para lograr la primavera espiritual?
* ¿Cómo puedo contribuir a la primavera espiritual de la humanidad?



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada