lunes, 1 de julio de 2013

PLAGAS

Adéntrate en un exquisito jardín cualquiera y observa como la más bella flor, capullo o simple hoja o tallo de cualquier arbusto o planta puede ser invadida por insectos que comienzan un proceso de destrucción gradual de toda aquella maravilla, entre sus colores y aromas ante nuestra vista y olfato.  Por más que un jardinero inexperto le concediese mayor cantidad de agua, abono y luz ella finalmente se marchitará sino erradica la causa de su degradación y/o enfermedad: las plagas, pues ellas no forman parte de la naturaleza inherente de sus plantas. Simplemente ellas no pueden habitar en su jardín.

El jardinero experto rápidamente revisa cada una de las partes de sus plantas y/o arbustos con sumo cuidado y recelo,  buscando diligentemente aquellas causas externas que están perjudicando  la economía e integridad y finalmente la vida misma de su preciado jardín.

Reflexionando:

·         -  ¿Soy consciente que también existen plagas espirituales en el jardín del corazón humano?
·         - ¿Realizo algún esfuerzo sincero por erradicarlas para no verme carcomido por ellas?
·         -¿Cómo reacciono frente a la murmuración habito común (plaga) en nuestra decadente sociedad?
*       -¿Cuán libres de egoísmo (plaga) son mis oraciones o plegarias al Creador?
*      -¿Puedo identificar las plagas que existen en el jardín de mi corazón, como el odio, la avaricia,    codicia, miedos, envidia, las cuales me carcomen por dentro y no me dejan crecer y alcanzar la libertad?
·       -¿Cómo puedo liberarme de ellas? ¿Qué me impide lograrlo? ¿De donde puedo obtener fuerzas?







No hay comentarios:

Publicar un comentario