lunes, 1 de julio de 2013

ORACIÓN

Observa como el verdor de la naturaleza se debe a la generosidad de la lluvia por la cual las plantas y los árboles en todas las llanuras y praderas por igual suplican pacientemente por ser bendecidas con sus vivificadoras aguas, puesto que ellas al igual que la tierra y el sol son parte de sus alimentos.  Si le faltara uno de ellos su vida misma correría peligro y empezaría a marchitarse perdiendo su belleza y finalmente toda huella de vida para dejar de ser lo que un día fue llamado a ser por un Todo Poderoso Creador.

De la misma analogía la Oración es el alimento de nuestra alma, nuestra verdadera esencia, puesto que el cuerpo es un simple medio para un único fin que es la expresión y desarrollo de las cualidades y atributos de nuestra naturaleza superior o espiritual.

También la oración es sinónimo de conversación con nuestro Creador, una conversación amorosa en donde expresamos nuestros anhelos y sentimientos, pedidos su ayuda y protección, y también nos pedimos cuentas para ver que tanto hemos progresado espiritualmente durante el día en comparación con el ayer, en consonancia con nuestro propósito por el cual fuimos creados: adquirir cualidades o atributos espirituales y contribuir a una civilización en continuo progreso.

Por lo tanto si no  alimentamos nuestra alma ella se marchitará hasta convertirse en algo más que una simple piedra, dura, fría e insensible, carente de sentimientos nobles, de toda compasión, y finalmente ajena a lo que fue llamado a ser, el ser más noble de la creación, capaz de dar su vida por su semejante.

Finalmente la Oración es una parte del alimento del alma, también está la meditación, la Lectura de los Escritos Sagrados de las Religiones divinamente reveladas al hombre, en ellas encontramos nuestro verdadero sentido de vida puesto en acción: el servicio y/o el altruismo.

Reflexionando:

·         ¿Dedico tiempo para conectarme con mi Creador y así orar libre de las preocupaciones cotidianas?
·         ¿Soy consciente de que así como el cuerpo necesita de nutrientes por medio de los alimentos para poder subsistir el alma también necesita de nutrientes espirituales?
·         ¿Reflejan mis acciones diarias el espíritu de las oraciones y/o  lecturas que hago o medito?
·         ¿Acepto las respuestas que me son dadas a mis oraciones con desprendimiento y humildad?
·         ¿Cuál es la relación que existe entre la oración y la aquiescencia radiante?









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada