jueves, 11 de julio de 2013

ESPIRITUALIDAD

La naturaleza misma es en sí un reflejo del mundo espiritual, ciertamente con toda su belleza y exuberancia a nuestros ojos podemos ver un ínfimo destello de lo que sería en última instancia el mundo del espíritu, al que pertenece nuestra verdadera esencia.

Ahora bien, si una persona se encuentra en una condición en donde se encuentra temporalmente ciega al haberse interpuesto un obstáculo entre su vista y el ambiente exterior (velo),  ¿de que serviría  llevarle a contemplar la majestuosidad e imponencia de una cadena de montañas?  Ciertamente sería en vano. Siguiendo la misma analogía una persona que ha perdido el sentido de la audición al encontrarse en un estado temporal de sordera, ¿de que valdría ofrecerle las más hermosas melodías de un afamado compositor cuando se encuentra carente de dicho sentido? Lo mismo podría ocurrir con alguien que ha perdido temporalmente el sentido del gusto y del olfato, no podría distinguir personalmente a través del sabor o del olor si un alimento se encuentra en estado comestible y por otra parte habrá perdido el gusto del paladar y el placer mismo ante el más exquisito y suculento plato, conformándose solo con el placer de saciar su hambre eventualmente.

Siguiendo este mismo hilo de pensamientos el espíritu del hombre por motivos egoístas fruto de la ambición desmedida, codicia, avaricia o quizás por pura ignorancia puede verse sumergido en una condición de sordera espiritual que no le permita escuchar las melodías del Reino del Espíritu, no le permita ver su propia insignificancia frente a la inconmensurable Majestad de su Creador encontrándose en un estado permanente de humildad ante Él y ante sus criaturas sinónimo de sus congéneres. Todos estos obstáculos constituyen un estado de indiferencia al mundo del espíritu al cual se haya impedido de ver, percibir y finalmente de lograr el cometido último por el cual fue creado.

Reflexionando:


* ¿Cuál es el estado de salud de mis "sentidos" espirituales?
* ¿Puedo reconocer los destellos del mundo espiritual reflejados en la naturaleza? ¿Qué es lo que me impide hacerlo?
* ¿Cuál es el estado de salud de mi vista interior? ¿logro ver el propósito eterno de la vida?, ¿mi insignificancia frente al Creador?
* ¿Qué actividades realizo para afinar mi audición espiritual?
* ¿He logrado acallar a mi ego para poder escuchar la voz altruista de mi espíritu? 





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada