domingo, 14 de julio de 2013

AMANECER

Cuando llega el alba de un nuevo amanecer ocurre un lapso de transición desde la oscuridad de la noche hacia el amanecer de un nuevo día donde la luz se hace presente gradualmente ofreciendo a nuestros ojos el gozo y el deleite de un nuevo día. Sin embargo, durante ese lapso de oscuridad si nos encontramos en un estado de vigilia y contemplación próximo al amanecer, podemos sentir como nuestro ser se colma de esperanza y alegría al ver los primeros destellos de luz sinónimo de un nuevo día más en nuestras vidas.

Pero no solamente el amanecer es sinónimo de goce para nuestros sentidos físicos sino que también significa confianza en los caminos que decidamos emprender en consecución a un destino que nos marquemos, por ejemplo: un viaje en auto, bicicleta, inclusive en avión o simplemente a pie hacia un lugar en particular. Durante ese trayecto podemos ver claramente las señales del camino, los peligros que puede haber de no respetar dichas señales y finalmente el gozo de irnos acercando cada vez más hacia nuestro destino final.

Siguiendo esta misma analogía el hombre puede vivir inconscientemente en un estado de  oscuridad espiritual o bien puede esforzarse en realizar ese camino de transición hacia el amanecer espiritual contemplando un mundo nuevo frente a sus ojos espirituales, donde reina el amor, la confraternidad, el altruismo y un propósito noble de vida digno de ser vivido, y así  consecuentemente liberarnos de la oscuridad del materialismo, fanatismo, prejuicios y vacío existencial.

El amanecer espiritual necesariamente debe estar presente en nuestros corazones, ya que representa finalmente el propósito por el que fuimos creados, al contrario permanecer en la oscuridad espiritual nos llegará finalmente a la perdida de nuestros preciados días en este mundo sin haber cumplido una vez más el cometido de nuestras vidas.

La humanidad hoy en día esta sedienta de ese amanecer espiritual, por tanto es nuestra responsablidad lograr ese cometido en nuestras vidas, ya que nadie puede ofrecer luz a otro si se encuentra carente de ella espiritualmente.


Reflexionando:

* ¿Ha despuntando el amanecer espiritual en mi ser interior?
* ¿Logro ver espiritualmente el propósito eterno de vida?
* ¿Soy portador de la luz hacia los corazones que permanecen en la oscuridad? 
* ¿Comprendo que el secreto del dar, el servicio y/o altruismo es recibir aquella la luz vivificante en la ciudad de corazon humano sinonimo de paz y felicidad perpétua?








No hay comentarios:

Publicar un comentario